El Cancerbrero

Las cosas pasan por algo

“Las cosas pasan por algo” es una frase que se suele utilizar como consuelo o intento de explicación en aquellas ocasiones en las cuales una situación nos ha afectado negativamente y no queda claro a quién o a que responsabilizar, pero uno quiere creer que hay una buena razón para que esta situación se haya dado.

Constantemente escuchamos las quejas acerca de la situación política en el Peru. ¿Por qué tenemos a un presidente tan poco capacitado en el gobierno? ¿Por qué tenemos a este gabinete tan desastroso? ¿Por qué no hay buenos políticos? ¿Por qué el Perú está retrocediendo en vez de avanzar?

Para entender dónde estamos creo que vale la pena analizar la breve historia de dos protagonistas de nuestra actualidad política: Vladimir Cerrón y Pedro Castillo.

Vladimir Cerrón nació en 1970 en Junín, estudió medicina en Cuba y Perú, en el 2005 se afilia al Partido Nacionalista Peruano renunciando el 2006 cuando Humala pierde las elecciones presidenciales. El 2006 funda el Frente Patriota Peruano y postula a la presidencia regional de Junín en la cual perdió, renunciando a esta agrupación en el 2007.

El 2008 funda el Movimiento Político Regional Peru Libre. El 2010 postula nuevamente a la presidencia regional de Junín, esta vez ganando la elección.  El 2011 fue elegido presidente de la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales.

El 2012 fundo el Partido Peru Libertario. El 2014 intento la reelección a la presidencia regional de Junín con el Movimiento Peru Libre, perdiendo en segunda vuelta. El 2016 postuló a la presidencia de la república por el Partido Perú Libertario, pero se retiró antes de la elección, al parecer, por el poco respaldo que tenía y evitar que el partido pierda su inscripción.

El 2018 volvió a postular a la presidencia regional de Junín y es reelecto. Sin embargo, fue suspendido del cargo debido a la condena penal que recibió el 2019 por el caso La Oroya.

Pedro Castillo nació en 1969 en Cajamarca, estudio educación en Perú y se desempeñó como profesor de primaria. Ha sido dirigente de rondas campesinas en Chota y líder sindical del magisterio inicialmente a través del Sutep y posteriormente con el Fenatep. En el 2002 postulo a la alcaldía de Anguía por Peru Posible pero no tuvo éxito.

Se mantuvo como militante de Peru Posible hasta el 2017 año en el cual se convirtió en uno de los principales lideres de la huelga magisterial, la cual finalizó con la aceptación del gobierno de muchas de las demandas de los maestros.

En el 2020 se candidateó a la presidencia de la república con Peru Libre, triunfando por un escaso margen y convirtiéndose en presidente del Perú en el 2021.

Podemos observar que tanto Cerrón como Castillo han dedicado mucho tiempo y energía al trabajo político en partidos y gremios. En algunos casos en partidos ya existentes y en otros desarrollando organizaciones políticas nuevas. Han postulado, han perdido y han vuelto a intentarlo en varias ocasiones, finalmente obteniendo el triunfo.

Uno tendría que preguntarse: ¿Qué estaba haciendo yo el año 2002, 2006, 2010, 2012, 2017, 2018 o 2020? En mi caso la respuesta es: estaba trabajando para consolidar mi situación económica y buscando construir una familia, un hogar.

¿Trabajaba en política? No. ¿Cuál era mi prioridad? Mi carrera, mi familia, mi negocio, mi esposa, mis hijas. ¿La política era mi prioridad? No.

Bueno, hay personas que dedican su tiempo a la política, y esas personas son las que salen elegidas como autoridades del país: presidentes regionales, presidentes de la república, alcaldes y congresistas. Vivimos en un sistema democrático en el cual para ser elegido autoridad debes formar parte de un partido político y participar como candidato.

¿No te gusta participar en un partido político? ¿Tienes cosas mas importantes que hacer? ¿No quieres candidatear? ¿Es un costo demasiado alto para ti y tu familia? Esas preguntas aplican para mí y para cualquiera. Mi respuesta es que, la verdad, preferiría estar tranquilo en mi casa. Pero vemos qué es lo que pasa cuando una mayoría aplica esa lógica.

Cerrón y Castillo participan en política. Y para esto pueden tener diversos motivos. Quizás desean el prestigio, implementar sus ideas, ascender económicamente, ayudar al desarrollo del país u otros motivos no tan altruistas. Sea por lo que fuere se dieron el tiempo para participar en política y esa inversión les dio resultados.

Por eso están ahí, liderando el país.

Las cosas pasan por algo.

Tags:

Gobierno, Pedro Castillo, Vladimir Cerrón

Mas artículos del autor:

"Política identitaria: concepto indispensable para entender a la sociedad actual"
"¿Qué se requiere para que la vida sea más justa?"
"¿Por qué el mundo moderno es tan feo?"
x