Martin Scheuch

La víctima de abuso que eligió entre el suicidio y la lucha

"Muchos no querían declarar ante comisiones conformadas sólo por representantes de las iglesias evangélicas. Incluso para la investigación en curso se habían reportado demasiadas pocas víctimas. Zander alienta a participar: «El que calla, le fortalece las espaldas al abusador»."

Año 2013. Detlev Zander, enfermero de más de 50 años de edad residente en Plattling (Baviera), comienza a sufrir continuas depresiones debido a flashbacks recurrentes y recuerdos de una infancia atormentada. Las consecuencias del trauma sufrido afloran como un volcán sin que haya habido un detonante y terminan incapacitándolo para seguir ejerciendo su actividad laboral. Decide quitarse la vida. Su primer intento de suicido fue a los 14 años de edad, y no sería el único. Como en las otras ocasiones, su tentativa falla nuevamente. Es entonces que decide tomar otro camino: en vez de lanzarse hacia la muerte, decide lanzarse hacia adelante y luchar. «O me voy de este mundo o me voy hacia la opinión pública», se dijo entonces a sí mismo.

En el año 2014 Zander se convierte en el primer denunciante de abusos sufridos por menores de edad en un hogar infantil de la Evangelische Brüdergemeinde Korntal, en castellano Comunidad Evangélica de Hermanos de Korntal, una pequeña localidad situada a unos 11 km por carretera de Stuttgart. La comunidad existe desde el año 1819 como una entidad de derecho público que mantiene lazos de cooperación con la Iglesia Regional Evangélica de Wurtemberg (sur de Alemania). La comunidad de Korntal es, pues, una iglesia cristiana autónoma nacida dentro de la corriente pietista del luteranismo, la cual le da más importancia a la vivencia interior —entendida como experiencia personal de Cristo— que a los aspectos institucionales y rituales de la comunidad eclesial. Pero por eso mismo, Korntal era a la vez «un cosmos cerrado en sí mismo», una comunidad autorreferencial, una institución que se miraba el ombligo y que ponía como condición para pertenecer a ella una fe piadosa y sentida, aunque bajo su manto se cometieran perversidades. Y eso es precisamente lo que vivió Detlev Zander en carne propia desde su más tierna infancia.

A inicios de los 60, a la edad de 3 años, llega al hogar infantil de la Comunidad Evangélica de Hermanos de Korntal, proveniente de un hogar para lactantes ubicado en la sureña región montañosa conocida como Jura de Suabia. La Oficina de Juventud le había quitado a los padres la custodia del niño desde que era un bebé. Su padre era un delincuente sexual muy violento. «Se me quiso proteger de él», señala Zander. Y paradójicamente fue entregado a un hogar infantil donde sería sistemáticamente violado durante diez años, desde los 4 a los 14 años de edad.

El conserje habría sido el principal abusador, quien se llevaba niños al sótano de las bicicletas y, tras haberlos acariciado con una mano exploradora de todos los rincones del cuerpo humano y haberlos obligado a practicarle el sexo oral, los colocaba boca abajo sobre un banco de trabajo y procedía a violarlos  Si la potencia viril lo había abandonado y no retornaba, tenía a la mano una aceitera y un destornillador. Detlev recuerda cómo el conserje le untaba aceite en el trasero y luego le introducía el mango rojo de la herramienta. Para poder soportar el dolor y huir de la crueldad del momento, el niño acariciaba el logo del mueble, una pequeña placa con la figura de la iglesia mayor de Ulm, a fin de sustraerse al horror. 

«Como niño desarrollas una estrategia, en la cual al final ya nada te importa. Yo me escindí como un venado muerto. Yo buscaba puntos y hacia dibujos con los dedos. Sobre este banco de trabajo estaba la iglesia mayor de Ulm, y entonces siempre jugaba a que la luna es redonda, la luna es redonda. De esta manera ya no sentía nada. Era una reacción refleja defensiva; si no, no se sobrevive a eso».

«Yo era presa de caza, porque no tenía hogar paterno. No se lo podía contar a nadie». Una sola vez se le contó a su preceptora: «Tía Gerda, mi popó está con sangre». Tenía 4 ó 5 años. «Entonces me pegó así y sólo me introdujo una gasa de algodón con un viejo termómetro y yo debía quedarme arriba en el dormitorio. Me quedó entonces claro que nadie me iba a creer».

A la violencia sexual se añadieron maltratos físicos y psicológicos. «Por ejemplo, yo era obligado a comerme mi propio vómito cuando había arrojado», cuenta Zander sobre su sádica preceptora. «Yo mojaba la cama. Entonces ella me ponía en la mañana bajo la ducha fría y con un cepillo de dientes restregaba mi pene con sal». El párroco también aplicaba violencia, llevaba a cabo exorcismos sobre la “estirpe del diablo”, golpeaba a los “engendrados en pecado”. Dice Zander que esta “violencia religiosa” era tan nefasta como la violencia sexual.

«Abajo en el sótano eras violado y arriba se nos obligaba a la fuerza a rezar y cantar. Había coerción para ir a la iglesia todos los domingos. Había verdaderas expulsiones de demonios con golpes. Y siempre reproches y amenazas: “¡Si no haces esto, te irás al infierno!” Para mí de niño eso era normal, pero a la larga no era otra cosa que coerción. Desde mi punto de vista actual era pura demostración de poder, abuso de poder. No importaba que fuera el párroco, la preceptora, el conserje o el director del hogar infantil: todos ellos tenían cuasi poder sobre nosotros. El abuso sexual siempre es abuso de poder; no se debe relativizar esto, diciendo que todos eran pedófilos. Como el conserje, que no era pedófilo. Abusaba de los niños y luego les introducía cuerpos extraños, yo mismo lo viví. Se caracterizaba por ser muy sádico. Y esta conducta se reflejaba después en mi grupo, allí había insoportables orgías de golpes».

En el año 2015 Zander publicó una pequeña novela basada sobre sus experiencias personales con el título de “Y Dios aparta la mirada (La historia de Dieter Z. – Un niño en el infierno)” [“Und Gott schaut weg (Die Geschichte des Dieter Z. – Ein Kind in der Hölle]”, donde, además de narrar los abusos de todo tipo que sufrió, describe lo que se puede considerar un sistema de abuso, donde cada uno de los responsables cumple una función y donde muchos no ven —o no quieren ver— lo que se les hace a los niños. Allí también se describe a un grupo de donantes, hombres que colaboraban monetariamente o con servicios a la comunidad evangélica y que podían llevarse un fin de semana a cualquier niño para un paseo, supuestamente para hacer que por algunos momentos se sientan parte de una familia. Uno de los principales donante de la comunidad de Korntal habría sido también un abusador de menores, así como otros señores interesados en el “bienestar” de los niños.

No obstante que los Comunidad Evangélica de Hermanos de Korntal buscó silenciar a Zander, desacreditándolo como un mentiroso y embustero, finalmente tuvieron que admitir los hechos, dado que aparecieron nuevos testimonios de más de 140 víctimas. Se encargó una investigación independiente que incluía dos hogares infantiles de la comunidad entre los años 50 y 80, realizada por la exjueza Brigitte Baums-Stammberger, el pedagogo Bruno Hafeneger y el sociólogo Andre Morgenstern-Einenkel, los cuales presentaron su devastador informe el 7 de junio de 2018. Fueron entrevistadas 105 víctimas —entre ellas Zander—, de las cuales 56 habían sufrido violencia sexual. Se pudo identificar a 81 abusadores, de los cuales 8 eran abusadores intensivos en serie. Una vez publicado el informe se han reportado más de 50 víctimas adicionales.

Comenta Zander: «Desde mi punto de vista no se puede decir que el contexto católico sea peor que el evangélico – en ambas iglesias no se hace nada. Ambas están igual de mal y son terribles». Pero la atención puesta sobre la Iglesia católica eclipsa los abusos cometidos en las iglesias evangélicas. Zander recalca que «para nosotros, víctimas protestantes, hay poco apoyo».

Actualmente Detlev Zander forma parte de un equipo de investigación independiente para la atención de violencia sexual y otras formas de abuso en la Iglesia evangélica en Alemania, es oficialmente representante a nivel federal delas víctimas de abusos de la Iglesia evangélica alemana y ha fundado la Asociación Fórum Red de Víctimas (Verein Netzwerk Betroffenen Forum).

En febrero de este año declaraba que «el mismo se había convertido en punto de contacto». En el último año y medio se habían contactado con el 168 víctimas de comunidades protestantes. Muchos no querían declarar ante comisiones conformadas sólo por representantes de las iglesias evangélicas. Incluso para la investigación en curso se habían reportado demasiadas pocas víctimas. Zander alienta a participar: «El que calla, le fortalece las espaldas al abusador».

Detlev Zander ya no callará nunca más. Quiere pisarle los callos a los obispos para llevar adelante un esclarecimiento independiente. «Quien no logra crear estructuras sanas, se hace cómplice, le da a los abusadores y abusadoras la oportunidad de violar niños», dice. Para el próximo año se esperan los resultados de la investigación independiente. Zander prevé en la Iglesia evangélica el mismo terremoto que actualmente sacude a la Iglesia católica.

De este modo, a las iglesias que se vanagloriaban de ser recintos de luz y santidad se les puede aplicar lo que decía el escrito alemán Johann Wolfgang Goethe: «Donde hay mucha luz, la sombra tiende a ser profunda».

Mas artículos del autor:

"El vicario general que abandonó la Iglesia católica"
"Abusos de monjas"
"Teorías de la conspiración que matan"
x