Alonso-Rabi-Do-Carmo

Más allá de la belleza

En su acepción más binaria y ramplona y en su perfil menos problemático, belleza es el opuesto de fealdad. Pero hay mucho más. El ánimo reduccionista se hace añicos cuando uno se enfrenta a la lectura de los conmovedores poemas de Kauneus (la belleza), de Roxana Crisólogo Correa, una de las voces emblemáticas de la Generación del 90. 

Hay varios aspectos relevantes en la escritura poética de Crisólogo y, en relación a este reciente libro, quisiera puntualizar uno: el desmontaje de la idea canónica de belleza en sociedades como la nuestra, idea inspirada muchas veces en resabios coloniales, prejuicios de clase y la intoxicación mediática.

Frente a este tema, seguramente sería camino muy fácil el desborde panfletario, pero Crisólogo prefiere trabajar una expresión contenida y altamente reflexiva: “Le pregunté a la belleza / mirándola a los ojos / qué es lo que ve / mientras estiro mi cabello / la indómita mecha que el paso de las palabras / decolora” (p.71). 

La belleza supondría la aparición del placer al contemplar un objeto sobre todo por sus cualidades estéticas, vale decir, la percepción juega aquí un papel crucial. Sin embargo, “la indómita mecha” que se decolora (sin duda analogía de decantamiento), por el asiduo trabajo de la escritura a que alude la poeta no es otra cosa que la experiencia, la acumulación de saberes y aprendizajes vitales y artísticos que sirven de materia prima para construir formas de belleza que se escapan de la mera ansiedad por el hedonismo.

Por otra parte, los estereotipos físicos como criterio de lo bello son frecuente objeto de crítica e ironía: “Me pregunté si mi tono de piel es un traje de fiesta / una estilista tailandesa me recomendó / desaparecer mi cerquillo / o desaparecer bajo mi cerquillo” (p.74). Es aquí donde opera una de las principales acciones del hablante: el cuestionamiento permanente de las muchas preconcepciones que existen alrededor de la idea de la belleza. 

Existen también otras asociaciones no menos interesantes y cargadas de mordacidad, como por ejemplo: “Alguien me corrige la ortografía / Temo que una cirugía de nariz no sea suficiente” (p.10). El cuerpo, en analogía con un texto, es el escenario de una intervención que, en virtud de la metáfora que la contiene, es el puente que une tensamente a la corrección de la escritura (actividad dirigida a lograr más belleza) y a la plástica (actividad que representa una concepción más bien frívola).

Desde la lectura de Kauneus el lector puede apreciar que hay belleza en la cotidianidad, en la condición migrante, en las contradicciones, en la construcción de una feminidad autónoma, en la búsqueda de verdades profundas a través de la práctica poética, en fin, todas formas que trascienden la retórica publicitaria y se entroncan más bien con la serie social, algo que Crisólogo, en su condición no solo de poeta sino también de activista, conoce bastante bien. 

En suma, un libro que nos recuerda que la poesía no radica solo en el ensimismamiento en el lenguaje; también se hace presente en todo aquello que nos invita a mirar y pensar con renovados ojos. La belleza no debería ser la misma luego de pasar por las páginas de Kauneus. 

Kauneus

Roxana Crisólogo. Kauneus (la belleza). Lima: Intermezzo Tropical, 2021.

 

 

Tags:

Cultura, Literatura

Mas artículos del autor:

"Elogio de la brevedad"
"El expediente Ajmátova"
"Volver a Los heraldos negros"
x