Silvia Arispe Bazán

¿Por qué a nadie le importa?

Querida Manuela,

¿Cómo vas? Espero que bien. Yo sigo sin muchos ánimos. Esta realidad está cada vez más caótica, entre la pandemia y los políticos, a quienes más les interesa pelearse por dichos que por hechos. He estado pensando mucho en tu vida porque tenemos varias cosas en común. La historiadora Jenny Londoño te describe como «Una luchadora por la constitución de nuestra primera República, una librepensadora que detestaba el fanatismo religioso». Quería reflexionar contigo sobre la libertad.

Tu padre, cuando eras niña, te regaló dos esclavas negras, Jotanás y Nathan, para que siempre te acompañasen. Ellas eran primas y un poco mayores que tú. Vaya si te acompañaron. De niñas jugaban y de adultas te conseguían información por medio de los sirvientes y esclavos de los españoles y/o de los propios independentistas. Ellas murieron después que tu en Paita. Siempre estuvieron contigo, porque eran tuyas. Tus eras su amita Manuelita. Ellas venían del Valle del Juncal, de una hacienda que era un criadero de esclavos.

¿Cómo siendo una creadora de la libertad nunca liberaste a Jotanas y Nathan? Desde los 14 años creíste en la Independencia de América. En la libertad según la Revolución Francesa, entiendo que fuiste producto de tu época. Una época en la que no se cuestionaba que la venta de seres humanos, a quienes se trataba como objetos o cosas. Sabes mejor que yo que durante la Independencia, San Martín decreta la libertad de vientres, es decir que ya nadie nacía esclavo en el Perú, pero no fue sino hasta el 3 de diciembre de 1854 que la esclavitud fue abolida en el Perú por el presidente Ramón Castilla. ¿Se abolió realmente?

El Perú establece en la Constitución de 1993 la libertad como un derecho fundamental. Le pregunto a los legisladores y servidores públicos, ¿qué han hecho para garantizar este derecho a nuestras mujeres, niñas, niños y adolescentes? Así como Jonatas y Nathan hay muchas mujeres que son esclavas de sus maridos, de sus proxenetas, de sus padres, de sus convivientes, de los jueces, policías, fiscales, profesores y a nadie la importa. A diferencia de hace 200 años, existen leyes que protegen a las mujeres y los integrantes del grupo familiar (Ley 30364), políticas y planes nacionales. No se cumplen. ¿Alguien fiscaliza la eficiencia del Estado? ¿A alguien le importa?

Es fácil decir qué hacer, lo difícil es ejecutarlo. Te cuento que participé en la creación de la Ley 28950, Ley Contra la Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes de 2007, que es lo que vendría a ser la esclavitud moderna. Luego fui parte de la preparación del Plan Nacional de Acción contra la Trata de Personas 2016-2021, así como de la ejecución de un mega operativo en la zona de La Pampa (Madre de Dios) en 2014. Conozco el tema y, desde la promulgación de la norma, solo ha habido modificaciones, se han creado oficinas, publicado políticas y planes pero no hay resultados concretos. Acaban de publicar la Política Nacional Contra la Trata de Personas en la que  no se innova en nada.

Ayer, en el evento “Protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes víctimas de la trata de personas”, la jueza suprema Janet Tello reveló que en 2020 solo hubo 394 denuncias policiales registradas por el delito de trata de personas: 342 (73.4%) de los casos tenían como víctimas a mujeres y el 50.6% estaba entre los 18 y 29 años, el 40.9% era menor de 18 años y el 8.5% tenía de 30 años a más. Hace años que las cifras nos muestran que las víctimas son mujeres jóvenes. Si ya tenemos la información, conocemos lo lugares, formas y modalidades. ¿Por qué a nadie la importa?

Sé que tu amabas a tus esclavas, al igual que mucha gente quiere a sus empleadas domésticas en la actualidad, pero creo que debemos de evolucionar y dejar de lado este tipo de relaciones que incluso, sin quererlo, muchas veces se vuelven tóxicas y codependientes. Ya pasaron 200 años y nadie debe ser explotado o ser servil, menos sexualmente.

Te cuento el caso de J.E.G.M., comienza en 2019. Ella era una adolescente de 15 años cuando fue rescatada por las autoridades por ser víctima de explotación sexual en el bar en El Bajo Pukiri Delta1 en Madre de Dios. Como víctima adolescente, se debieron activar los protocolos. Fue llevada a la Unidad de Protección Especial (UPE) de Madre de Dios donde le otorgaron medidas de cuidado y fue internada en el recientemente inaugurado Centro de Acogida Residencial (CAR). En abril de 2020, por la pandemia, cesan las medidas de protección y es entregada a su madre. El 24 de abril de 2021 se encontró su cuerpo de 16 años tirado en el Km 108, zona conocida como La Pampa, con un embarazo de dos meses, signos de violencia sexual y estrangulamiento. Semanas antes sus amigas habían denunciado su desaparición y por eso la buscaba la policía. Dejó una niña de dos años. Este es uno de los tantos casos que ocurren a diario en todo el país. Este es el cotidiano. Pero, ¿qué pasa Manuela? ¿Por qué a nadie le importa?

 

Esta realidad está cada vez más caótica, entre la pandemia y los políticos, a quienes más les interesa pelearse por dichos que por hechos.

 

Si desea recibir noticias de SUDACA haga clic aquí para registrarse a nuestro Newsletter.

Mas artículos del autor:

"Las niñas del bicentenario"
"Mucho cambio, poca gestión"
"La ciudad, los perros y los niños"