Giancarla Di Laura 2

¡Feliz cumpleaños, Carlos Germán Belli!

"Su poesía desafía el orden establecido y las fuerzas que atentan contra la felicidad humana."

Este jueves 15 de setiembre cumple 95 años el mayor poeta vivo del Perú, el extraordinario Carlos Germán Belli.

Todos los peruanos debemos estar orgullosos de contar con este valiosísimo escritor que renovó el lenguaje de nuestra poesía desde los años 1950 y ha logrado a lo largo de estas décadas un lenguaje que combina tradición, toques surrealistas, jerga callejera y una crítica acerba y profunda de la opresión capitalista y de las injusticias cometidas contra los pobladores peruanos.

Belli nació en Lima en 1927 y es nieto del arqueólogo italiano Carlos Belli Core (Biella, 1857-Ica, 1926), que se asentó en el Perú en el siglo XIX y dedicó su vida a la investigación sobre la cultura Nazca. Hoy Carlos Germán es una figura fundamental de la tradición latinoamericana.

Trabajó durante muchos años como periodista y corrector en el diario El Comercio y como profesor en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde dictaba cursos de literatura italiana. Allí deleitaba a sus alumnos con obras como los Canti orfici de Dino Campana, los Ossi di seppia de Eugenio Montale y Lavorare stanca de Cesare Pavese, entre otros grandes libros, según testimonia José Antonio Mazzotti, otro descendiente de italianos y uno de sus más destacados alumnos.

Pero ese vasto conocimiento de la poesía del país de Dante no estancó a Belli, que hace gala de muchos otros elementos de la literatura occidental. Es digno de mención su dominio de las estrofas tradicionales del Siglo de Oro español, por ejemplo, en las cuales inserta muchos coloquialismos peruanos. Sus numerosos libros, como Poemas (1958), Dentro & fuera (1960), Oh Hada Cibernética (1961), El pie sobre el cuello (1967), Sextinas y otros poemas (1970), En alabanza al bolo alimenticio (1979) y varios más son considerados hoy clásicos de la poesía en lengua castellana y constituyen un valioso alegato frente a las fuerzas de la opresión económica y social, renovando las formas y adelantando lo que con el tiempo se ha venido a conocer como una escritura transbarroca.

En los años 50, la sombra de Vallejo había motivado a las jóvenes generaciones a elegir entre dos estilos poéticos casi opuestos. Por un lado, el pensamiento social y político de Vallejo influía en un sector de la nueva poesía y se convirtió en compañero de lucha por una mayor justicia social. Por otro lado, algunos de los nuevos poetas prefirieron sumergirse en una tradición más órfica y simbolista, sin referirse al contexto histórico inmediato. Belli supo sortear ambos extremos y buscó tanto la complejidad de la forma como la expresión de un malestar social. En ese sentido, es y siempre fue un poeta inclasificable.

Por eso su poesía desafía el orden establecido y las fuerzas que atentan contra la felicidad humana. Sin embargo, no crean que la poesía de Belli trata solo de temas sociales. De hecho, el tema del amor también aparece como uno de sus grandes elementos. Belli ha dedicado algunos de sus poemas más notables al amor, como ese famoso que todas las chicas hemos recitado en algún momento y que dice:

Nuestro amor no está en nuestros respectivos

y castos genitales, nuestro amor

tampoco en nuestra boca, ni en las manos:

todo nuestro amor guárdase con pálpito

bajo la sangre pura de los ojos.

Mi amor, tu amor esperan que la muerte

se robe los huesos, el diente y la uña,

esperan que en el valle solamente

tus ojos y mis ojos queden juntos,

mirándose ya fuera de sus órbitas,

más bien como dos astros, como uno.

Carlos Germán Belli ha recibido el Premio Nacional de Poesía en 1962, la Beca Guggenheim en 1969 y 1987, el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda (Chile) el 2006, el Premio Casa de las Américas de Poesía José Lezama Lima (Cuba) el 2009 por El alternado paso de los hados, una Distinción de la Casa de la Literatura Peruana el 2011 y la Medalla al Mérito Ciudadano de la Presidencia del Consejo de Ministros del Perú el 2016.

Se sabe que próximamente la Municipalidad de Lima, la Asociación Cultural La Huaca es Poesía y la Organización Democrática Mundial (ODM) le rendirán un merecido homenaje en el Teatro Municipal. Desempolvemos nuestras mejores ropas para ir a aplaudirlo. Poetas como Carlos Germán Belli bien valen un Perú.

¡Feliz cumpleaños este jueves, querido poeta!

Tags:

Literatura, poesía

Mas artículos del autor:

"Pastores peruanos en Colorado: una historia de nuestro exilio"
"Cultura: un ministerio acriollado"
"¡Feliz cumpleaños, Carlos Germán Belli!"
x