Juan Carlos Tafur

La derecha debe ser clara y distinta

“Se necesita a gritos una derecha disruptiva, que por lo pronto hable claro y sin remilgos, sin ocultar su auténtico perfil ideológico. Las cosas directas y la palabra franca son condiciones indispensables”

¿Alguien ha escuchado a un candidato de derecha hablar de políticas de salud pública? ¿De transformar la educación? ¿De hacer reformas políticas y electorales? ¿De tirarse abajo el mostrenco institucional que es la regionalización? ¿De impulsar la construcción de un capitalismo competitivo que reemplace el mercantilismo reinante? ¿De afrontar seriamente la corrupción? ¿De remediar la grave informalidad, en gran medida delictiva, que azota el país?

¿Alguno ha dicho qué piensa hacer con el narcotráfico, la tala ilegal, la minería informal, el contrabando, la trata de personas, el tráfico de terrenos, el transporte chicha?

¿Cómo pretende entonces hacerle frente a los embates ideológicos de una izquierda obtusa y primaria como la peruana, pero que ofrece cambios radicales al statu quo y que, solo por ese talante, ha sido capaz de llevar a Palacio a un improvisado incompetente como Pedro Castillo y a alguno otro en los comicios venideros?

La derecha tiene que entender que no vivimos tiempos normales. El fracaso de la transición democrática ha terminado por dañar la imagen del “modelo”, entendiéndose como tal la predominancia de la inversión privada y del mercado. Injusta e inmerecidamente, pero así ocurre en buena parte del electorado peruano. No puede, pues, seguir apoyando sus estrategias de campaña en la sola defensa del orden establecido. Va muerta.

Se necesita a gritos una derecha disruptiva, que por lo pronto hable claro y sin remilgos, sin ocultar su auténtico perfil ideológico. Las cosas directas y la palabra franca son condiciones indispensables para que el electorado empiece a tomar en consideración a un candidato que quiera irrumpir en el saturado proscenio electoral peruano.

Y se requiere que ello empiece a hacerse pronto. La trama judicial que se está generando alrededor de Palacio y que puede llegar a comprometer al presidente, quizás -ojalá- pueda hacer que el Congreso se ponga los pantalones y lo vaque o adelante elecciones. ¿Está la derecha preparada para ese escenario precoz? Por supuesto que no. No sorprendería que vuelva a perder si persiste en la modorra política y en la grisura ideológica. Estamos perdiendo el país y los llamados a rescatarlo no parecen conscientes de la alta responsabilidad y del sentido de urgencia que les cabe y cabrá desempeñar.

Tags:

Derecha, ideología

Mas artículos del autor:

"Papelón de la OEA y del gobierno"
"Por una Amazonía productiva, libre de chantajes ideológicos"
"No habrá choque de trenes"
x