fast fashion

Tendencia de moda 2023: con responsabilidad

Para fabricar un jeans se utlizan 10,000 litros de agua, el equivalente a una piscina de 12 por 6 metros.

[TIEMPO DE MILLENNIALS] De acuerdo con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, la industria de la moda es la segunda más contaminante del mundo y responsable del 20% del desperdicio total de agua a nivel global. Anualmente, el fast fashion consume aproximadamente 93 billones de litros de agua, la cantidad suficiente para abastecer a cinco millones de personas.

El Foro Económico Mundial asegura que en 2030 el consumo de ropa aumentará un 63%, es decir, la producción pasará de 62 millones de toneladas en 2017 a 102 millones en 2030.

De continuar así hasta 2050, supondrá más de un cuarto de las emisiones de CO2 asociadas al aumento en 2ºC de la temperatura mundial.

¿Qué es el fast fashion?

El fast fashion, o moda rápida, apuesta por el lanzamiento continuo de colecciones de ropa en tendencia hasta el punto de que las marcas lanzan colecciones cada dos semanas dejando en el olvido las clásicas primavera/verano y otoño/invierno. Estas prendas son diseñadas y fabricadas a bajo costo, para ser lo más asequibles para el consumidor.

Según un estudio realizado por la Fundación Ellen MacArthur, de 2002 a 2016 se redujo 36 por ciento el número de veces que se utiliza la ropa. A su vez reveló que hay casos en los que se emplean entre siete y diez ocasiones para luego desecharse.

Entre las principales marcas del fast fashion que se pueden encontrar en Perú están H&M, Zara, Forever 21, Gap y Victoria’s Secret. También existen empresas como Shein, originaria de China, que han adquirido gran poder en el mundo de la moda debido a sus precios tan bajos. Algunas de ellas, señaladas por sus malas prácticas laborales.

¿Qué es el slow fashion?

El concepto de slow fashion o moda lenta es más que una tendencia y un método, es un modo de pensar y concebir la moda desde un hacer consciente, ético y respetuoso con el medio ambiente, los trabajadores y los consumidores.

Apuesta por crear colecciones limitadas muchas hechas de manera artesanal y sostenible con el fin de perjudicar lo menos posible al planeta. Procuran ante todo la calidad de la prenda y por lo general buscan un diseño atemporal que pueda seguir siendo usada por muchos años sin que pase de moda o sin que se rompa. Los precios son más altos pero hacen que esa inversión valga la pena.

¿Qué podemos hacer?

Romper con el hábito de fast fashion e iniciar el camino hacia un modelo más respetuoso con el planeta.

  1. Compra menos y úsalo más.
  2. Revisa las etiquetas y prefiere materiales orgánicos, reciclados o sostenibles y aléjate de las fibras sintéticas de petróleo como el poliéster.
  3. Apuesta por marcas sostenibles.
  4. Compra de segunda mano o alquila.
  5. Lavemos la ropa que realmente está sucia y lava a baja temperatura para ahorrar energía.

Finalmente, ¿Te enamoraste de una camisa de Zara? Tampoco es pecado. Pero, sé responsable y trata a esa camisa como slow fashion.

Tags:

contaminación, fast fashion, moda sostenible, slow fashion

Mas artículos del autor:

"El reciclaje de plástico sí cumple con calidad e inocuidad"
"Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico"
"Reciclado vs reciclable"
x