Martin Scheuch

La extraña radicalización extremista de una jubilada alemana

“En el Perú eso no parecen haberlo aprendido aún quienes lideran los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, amenazando con llevar de esta manera al país hacia una debacle de la democracia y hacia el caos.”

El jueves 20 de octubre la policía del estado federado de Sajonia (Alemania) detuvo en la localidad de Flöha a una mujer bajo la sospecha de haber llevado a cabo conversaciones con el fin de reclutar a interesados en un golpe de Estado y de haber prestado su apoyo y conocimiento para contactar vendedores de armas y explosivos. Habría liderado un grupo que supuestamente planeaba generar un apagón general y secuestrar al ministro federal de salud Karl Lauterbach, abolir la actual constitución alemana (Grundgesetz) y establecer un régimen apoyado por el gobernante ruso Vladimir Putin.

¿Quién hubiera pensado que Elisabeth Roth, madre de cuatrohijos, teóloga de la Iglesia evangélica, profesora de religión, habilitada como docente universitaria, autora de varios libros sobre pedagogía religiosa, ahora una jubilada de 75 años de edad, fuera parte de una red que planeaba acciones que podrían ser calificadas de terroristas?

Tan espectacular como las imputaciones que se le achacan fue su captura, realizada de manera pacífica pero con un traslado en helicóptero a Karlsruhe (estado federado de Baden-Wurtemberg), donde se halla la sede de la Fiscalía General de la Corte Federal de Justicia. Posteriormente sería trasladada bajo régimen de prisión preventiva a la cárcel de mujeres de Chemnitz (Sajonia), la misma donde cumple cadena perpetua Beate Zschäpe, integrantedel grupo ultraderechista Clandestinidad Nacionalsocialista (Nationalsozialistischer Untergrund), sentenciada en julio de 2018 por asesinato, incendio provocado y pertenecer a una organización terrorista.

Elisabeth Roth habría sido la cabecilla de una célula terrorista vinculada a los “Ciudadanos del Reich” (“Reichsbürger”), movimiento fraccionado en grupos que no reconocen a la República Federal de Alemania como un Estado legítimo y soberano. La legitimidad política la detentaría el Reich alemán que existió antes de la Segunda Guerra Mundial, sintiéndose los seguidores de este movimiento como sus auténticos representantes y continuadores. En consecuencia, rechazan la democracia, suelen ser monárquicos, extremistas de derecha, revisionistas de la historia y en parte antisemitas. Se oponen a una sociedad abierta y pluralista, y se niegan a pagar impuestos y multas, así como a seguir los fallos judiciales y administrativos del Estado. Incluso se han dado casos en que han impreso sus propios pasaportes, que, por supuesto, carecen de toda validez.

En abril ya habían sido detenidos cuatro hombres que participaban del grupo de Telegram “Patriotas Unidos” (“Vereinte Patrioten”), uno de ellos en Neustadt an der Weinstraße (estado federado de Renania-Palatinado), localidad situada a unos 15 km del pueblo donde actualmente resido. Hay serios indicios de que Elisabeth Roth habría tenido un puesto relevante en la gestiónadministrativa de este grupo.

Nada hacía sospechar a los vecinos de la anciana señora Roth en Flöha sobre su doble vida, su siniestra cara oculta. Aparentemente vivía sola y era algo excéntrica y extraña. De noche, a la luz de una linterna de bolsillo, arrancaba mala hierba en el jardín o cortaba el césped. Era como una viejita de cuento que también recogía hongos en el bosque y daba la impresión de estar cerca de la naturaleza, aunque también daba la impresión de estar algo tocada de la cabeza.

Tampoco levantó sospechas durante su vida pasada, por lo menos hasta el año 2016. De 1976 a 2004 fue profesora de religión en una escuela secundaria de Maguncia (Renania-Palatinado), por encargo de la Iglesia Evangélica de Hessen-Nassau hasta 1992, y de ahí en adelante como funcionaria del estado federado de Renania-Palatinado. Su doctorado lo obtuvo en 1997 en la Universidad de Heidelberg y su habilitación como docente universitaria de Teología Práctica en la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia, donde dictó dos cursos entre los años 2002 y 2003 pero nunca estuvo de manera oficial en la plana docente de este centro universitario. Durante todo ese tiempo no hubo nada que llamara la atención o que justificara la intervención de las autoridades. Absolutamente nada. Ninguna queja, ningún problema, ninguna conducta llamativa.

Sin embargo, algo debe haber sucedido en su vida ya iniciado el siglo XXI, algo que incubaría la radicalización de esta mujer que se presentaba a sí misma como “párroca, teóloga evangélica, autora, mediadora, directora de estudios” en los libros sobre temas pedagógicos que publicaba. Se sabe que la antigua casa donde vivía en Wiesbaden, de propiedad de la familia, tuvo que ser vendida coactivamente en el año 2005. Al año siguiente, 2006, se jubilaría de manera anticipada. Por esta época debe haberse mudado a Sajonia, y en algún momento pone punto final a su antigua vida y comienza a figurar en el ambiente de los “Ciudadanos del Reich”.

El posterior actuar de Elisabeth Roth no pasa inadvertido para las autoridades, quienes a partir de 2016 comienzan a formarse una imagen negativa de la maestra evangélica. Pues los libros, escritos y “cartas abiertas” que escribe y publica —parte de manera impresa, parte en Internet— presentan contenidos claramente contrarios a la constitución. No se trata de ideas originales, sino de la retórica habitual de los “Ciudadanos del Reich”: defensa agresiva de la subsistencia del Imperio alemán; el término “República Federal de Alemana” designa sólo a una empresa sin legitimidad estatal en un territorio ocupado militarmente; las Naciones Unidas serían una incubadora de saqueos; y junto a todo esto antisemitismo, teorías de la conspiración, insultos y amenazas. A esto se añadiría la pandemia de coronavirus, durante la cual los textos de Elisabeth Roth se vuelven cada vez más extremos, apoyando el activismo antimascarillas y antivacunas.

En octubre de 2018 el estado de Renania-Palatinado abre un proceso administrativo para privar a Elisabeth Roth de su pensión como funcionaria estatal, debido a que la lealtad al Estado de derecho también se mantiene para los jubilados, y en sus libros —donde decía que la República Federal de Alemania simulaba fraudulentamente la legitimidad de leyes y un gobierno a través de elecciones inválidas— se atentaba contra esa lealtad. La anciana teóloga apeló, pero en marzo de 2020 el Tribunal Administrativo de Trieste confirmó la decisión. Había violado su deber de lealtad “bajo la forma de descrédito y difamación del Estado y sus instituciones” y, por lo tanto, debía contentarse con una pensión normal y mucho más modesta.

Si bien Elisabeth Roth no ha participado en acciones violentas —como atentados, por ejemplo—, sus actividades clandestinas podrían ser designadas como terroristas. Pues en Alemania todaactividad política tiene límites, y éstos se hallan en los valores democráticos que defiende su texto constitucional.

A fin de garantizar esto, existe la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (Bundesamt für Verfassungsschutz), un servicio de inteligencia que reúne informaciones sobre actividades de grupos y personas sospechosas de infringir la constitución y atentar contra el orden democrático libre, es decir, contra los derechos humanos, la democracia y el Estado de derecho. Esa información es suministrada, de ser necesario, a las fuerzas policiales y a las autoridades políticas para que tomen las medidas necesarias, entre ellas, por ejemplo, la detención de sospechosos o la prohibición de una organización o partido. Los “Ciudadanos del Reich” se hallan bajo observación de esta oficina desde el año 2016.

El caso de Elisabeth Roth muestra que ser una persona con formación académica, un currículo inobjetable, una trayectoria profesional impecable, una fe religiosa de orientación cristiana, una ideología derechista, no son obstáculo para terminar comprometiéndose con actividades calificadas de terroristas por atentar contra derechos fundamentales de las personas y contra el orden democrático que garantiza esos derechos.

Hay opciones y decisiones en el campo de la política que una democracia no debe tolerar, pues atentan contra su misma esencia y, a la larga, terminan destruyéndola. Y en el Perú eso no parecen haberlo aprendido aún quienes lideran los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, amenazando con llevar de esta manera al país hacia una debacle de la democracia y hacia el caos.

Tags:

Alemania, legislativo

Mas artículos del autor:

"Sodalicio: El Informe De Belaúnde"
"La pederastia eclesial en el cine"
"La extraña radicalización extremista de una jubilada alemana"
x