We the People

Nosotros, somos el pueblo del Perú. Hombres y mujeres que muchas veces callamos ante la indolencia e indiferencia de quienes tienen el deber de darnos una mano, porque hace décadas que nos hemos acostumbrado a este tipo de atención.

[AGENDA PAÍS] La constitución de los Estados Unidos de América, que entró en vigencia en 1789, contiene un preámbulo que empieza con una frase que marca el camino a los siete artículos en ella descritos: “We the People of the United States”.

La potencia de ese preámbulo, sobre todo en sus tres primeras palabras “We the People”, indica claramente que quien ordena y establece la constitución, con el mandato que otorgue a la ciudadanía armonía, seguridad, bienestar y libertad, es el mismo pueblo.

El poder, entonces, recae siempre en la ciudadanía, que lleva a la par la inmensa responsabilidad y sabiduría de elegir a quienes nos representan en los distintos niveles de gobierno. En el Perú, elegimos a nuestro presidente y a nuestros vicepresidentes, congresistas, gobernadores regionales y alcaldes provinciales y distritales, es decir que nuestro voto define el tipo de país que queremos tener, más allá de la constitución y las leyes.

Podemos tener la mejor constitución del mundo, pulcra, clara, amada y alabada por todos, con premio mundial firmado por la ONU, pero si elegimos autoridades con pasados siniestros y vinculaciones criminales, que no saben distinguir entre democracia y autoridad, que brillan por su ignorancia en conocimientos básicos de cultura y gestión, lo único que podemos esperar es ineficiencia, caos y corrupción.

Hace pocos días tuve una experiencia personal en un hospital del Estado, y al ver con impotencia que luego de varias vicisitudes continuaba la indiferencia, publiqué un tuit cuyo efecto multiplicador logró que, en pocas horas, la indiferencia se convirtiera en acción.

Las respuestas de solidaridad a ese tuit fueron abrumadoras, las vivencias de otros compatriotas, desgarradoras. Pero si una lección se puede sacar de este episodio es que unidos podemos generar cambios que beneficien ala población.

Nosotros, somos el pueblo del Perú. Hombres y mujeres que muchas veces callamos ante la indolencia e indiferencia de quienes tienen el deber de darnos una mano, porque hace décadas que nos hemos acostumbrado a este tipo de atención. Y esto pasa en todos lados: en hospitales, colegios, instituciones públicas, e incluso, en algunas privadas.

Nosotros los ciudadanos tenemos el poder, mediante el voto, de generar el cambio. Pero no esperemos callados hasta el 2026, usemos con honor y pacíficamente nuestro derecho a la protesta, en calles y plazas, en redes sociales y de manera focalizada para poder ser efectivos.

Por ejemplo, una campaña de protesta ciudadana podría estar dirigida exclusivamente a exigir mejoras inmediatas en el sistema de salud con sugerencias puntuales como: separar la gestión administrativa de la médica, contar con un call center de primera calidad para atender las solicitudes de citas, que existan suficientes camillas para atender emergencias, implementar ya los hospitales construidos y que no están operando, entre otros.

Otra protesta ciudadana debería estar enfocada a que todos, sí, todos los peruanos tengamos agua potable y desagüe. No podemos nosotros mismos ser indiferentes ante esta injusticia.

La acumulación de frustraciones por no recibir servicios básicos de calidad y/o el ser víctima de constantes abusos de autoridades, es una bomba de tiempo que puede explotar en cualquier momento y que siempre es aprovechada por radicales violentos, que lejos de buscar en la democracia las vías de solución pacífica, azuzan la violencia para su propio beneficio, sin conseguir nada para los más necesitados.

El poder recae en la ciudadanía. Usémoslo con responsabilidad y pacíficamente, primero para generar los cambios inmediatos en la gestión pública y luego para elegir, en las próximas elecciones, autoridades con capacidad, empatía y honradez.

Tags:

Agua, estados unidos, ONU, protesta, pueblo del Perú

Mas artículos del autor:

"¡A sus marcas!"
"El beso francés"
"¿Dictadura Congresal? Ja, ja…"
x